miércoles, 19 de marzo de 2008

Oración


ANTE LA PASCUA
Antonio Caponetto

Señor, toma de sostén nuestros cuerpos pecadores y gastados, pero levántate.
Apoya tus llagas en nuestros pobres hombros, descansa tu cicatriz en nuestro pecho, tu huella de sangre y barro en las manos criollas de tu pueblo.
Hunde tu concavidad desgarrada en la convexidad de este suelo que no quiere ser yermo.
Pero levántate, Señor. Y levanta contigo a esta americana tierra.
Enarbólala, y haz de sus jirones un pabellón soberano. Aplaca a los soberbios, castiga a los rapaces, expulsa del templo a los cobardes que mercan con tu nombre.
Alzate del suelo y remóntanos contigo.
Señor, Tú eres bandera discutida, pero nosotros hemos decidido izarte en el más alto de los vértices. Flamea, Señor, y en cada pliegue de tu manto enseñoreado, cobija un retazo de estas naciones postradas.
Señor, conviértenos y danos una vida nueva en una patria antigua. No permitas que, al final, nos quedemos como el leño seco, antes bien, que lleguemos a ser racimos vivos en Ti, la vid verdadera.
Señor, acéptanos el agua fresca, como aquella vez en el Pozo de Sicar. Es el agua americana que corre por los surcos de una limpia tradición. Bébela, Señor, y danos a cambio el agua de tu costado, para que caiga a borbotones sobre esta tierra deshecha y la restaure.
Señor, te has dejado escarnecer y ultrajar. No nos dejes unir a quienes se burlan de Ti.
Templa nuestros ánimos para enfrentar a aquellos que te ofenden.
Arma nuestro brazo para custodiar tu cuerpo dolorido. Haznos yelmo y loriga, estandarte y escudo de tu Divina Persona. Permítenos ofrecernos en batalla por esta patria cautiva que fue tuya, en tiempos de los héroes. Convierte a la soldadesca cómplice de tu crucifixión en guerreros invictos de una alba sin celajes.
Señor, danos de la Verónica el arrojo. Que no nos paralice el miedo ante el furor de las turbas, que no nos amilane el rencor de los deicidas.
No queremos olvidar lo que te han hecho. Sólo queremos enjugar tu cara. Esa cara que tenía la bondad nazarena de José, la nostalgia arcangélica de María y la marcialidad de los varones regios.
Señor, a las mujeres que lloran les has hablado de penitencia, del día del Juicio, de cuando nos encontremos en tu presencia. Les has dicho que caminemos junto a Ti sin limitarnos a ofrecerte sólo palabras de compasión.
Señor, no podrán detenernos los verdugos. Aquí estamos con paños, para secarte la sangre en tu triple caída. Sabremos con amor erguir a Cristo, tumbado por el odio.
¡Arriba, mi Señor, en cuerpo y alma! Virgen Santísima, ármanos caballeros y entréganos tu velo en la demanda.
Señor, Tú manas desde el Gólgota un bálsamo de vida, un efluvio que trae el verdor del paraíso, una esencia que respiran los serafines, cuando apuntan sus ballestas para reconquistar las almas.
Señor, déjanos llevar siquiera una astilla de tu cruz.
Déjanos, porque a más no se atreve aún nuestra ofrenda, a rozar los hierros y los clavos, el martillo rudo, el trallazo violento, la ignominia de los escupitajos de la masa.
Haznos un hueco, Señor, en la mordedura de tu carne, sobre el hombro; en la cuchillada de tus pies, en la contusión de tu rostro, en la descolladura de tus manos.
Aquí estamos, Señor, tus cireneos argentinos (y mexicanos).
En la hora del gran luto, de la gran oscuridad y de la desesperación humana, surge misteriosamente la luz de la esperanza.
¡Dios no muere! Aquellas manos que partieron el pan y calmaron la tormenta, están ahora inmovilizadas. Aquellos pies que recorrieron el desierto y caminaron sobre las aguas, yacen estáticos y rígidos.
Pero se equivocan, Señor, si creen que estás derrotado.
Se equivocan los hijos de las tinieblas, si creen que han hundido a la Barca.
Se equivocan incluso con nosotros, al medir nuestras fuerzas.
Bien decía San Ignacio de Antioquía que la fortaleza de los cristianos consistía en estar clavados con la carne y la sangre a tu cruz redentora.
No te dejaremos, Señor.
En la cumbre del Gólgota el aire parte la piel, el frío duele.
Rondan las acechanzas y los riesgos.
La noche huele a sangre y a gemido. Todavía retumban los martillazos y el aleteo de los cuervos sobrevuela el madero.
No te dejaremos, Señor.
No te dejaremos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

exelente comentario de A.Caponeto sobre la pascua, un saludo a todos los camaradas y la vista al frente tercera antiguedad bamos a saltar. 202/2a Jesus Amador.

Anónimo dijo...

Que esa oración acompañe a los que tenemos espíritu militar y que el Señor de los Ejércitos nos bendiga.

Perro Vikingo.

Anónimo dijo...

Que esa oración acompañe a los que tenemos espíritu militar y que el Señor de los Ejércitos nos bendiga.

Perro Vikingo.

Wireless dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Wireless, I hope you enjoy. The address is http://wireless-brasil.blogspot.com. A hug.

Anónimo dijo...

what?

Anónimo dijo...

TRADUCION DE WIRELESS (inhalámbrico)

Hola. Este blog es agradable, y muy interesante, las felicitaciones:-). Agregaré en mi blogroll =). si es posible doy mi blog, http://wireless-brasil.blogspot.com. Un

PV/018

Anónimo dijo...

See here or here

Anónimo dijo...

que bueno que hay traduccion... mmm bueno
saludos y ojala empiezen a caer perros del cielo... mmmm saltaremos de eso estoy segura, aunque sea de la rampa... jajajajajaj

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

viva Cristo Rey. Chutas del Nayar.

perro 314 dijo...

¡¡¡Que importa si el enemigo es fuerte si luchas por la verdad, la virgen del combate pronto pronto los aplastará!!!

Recuerden compañeros que no importa que tan numeroso sea el ejército del enemigo, ni que tan fuerte pueda llegar a ser, escrito está que la reina celestial a de pisar la cabeza de la serpiente.

¡¡¡¡Que me cuide la virgen morena que me cuide y me deje pelear!!!!

rezemos y pidamos a Dios nos de la gracia de que llegado el momento formemos parte de su ejército y combatir al lado de sus ángeles bajo las órdenes de san Miguel el príncipe de la milicia celestial.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡QUIEN COMO DIOS!!!!!!!!!

perro 314 ¡A Cristo por Maria!

perro 314 dijo...

En otro tema, reporto al Capitán Salmerón, a mi comandante Pedro al PV/018 y al grupo en general, que usando el casco de perro-paracaidista, y por que Dios así lo perimitió, el 1er lugar de la prueba "El pentathleta completo" sigue estando en el Batallón Héroes de Chapultepec, en el escuadrón de caballeria y por supuesto en la perrada de la 3a antigüedad del curso de paracaidismo, para darle continuidad a lo que el perro galgo hizo hace un año.

¡¡¡¡¡¡Aunque no quiera, aunque no pueda, aunque reviente, aunque me muera!!!!!!!!!!

perro 314 el perro bibollo (mediasnoches)