miércoles, 28 de noviembre de 2007

Aire y Seda

Imposición de Alas

Camaradas : Esta ancianita esperó 63 años de edad, para obtener sus alas. Deveras ejemplar.
Así que mis queridos alumnos, no pierdan la paciencia, ustedes han dejado escapar solo unos meses.
Pronto llevaran orgullosos sus alas en el pecho, como Odette, y tendrán tiempo de peinar su boina de lana.

"Saltar, luchar, volar, triunfar, esa es nuestra misión"


Tras una espera un poquito más larga que lo tradicional, el pasado 9 de agosto de 2007 la Sra. Odette de Strugo, ex miembro de la Sección F (Francia) del Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE en inglés original) finalmente recibió sus alas de Paracaidista de la RAF en la Embajada Británica de Buenos Aires, Argentina. Las había ganado 63 años atrás el 12 de abril de 1944 al saltar en territorio francés ocupado por tropas alemanas.
La historia de Odette es cautivante pero como muchas otra de esa época, se cuenta en un tono normal y de manera modesta. Era – sigue siendo - uno de los primeros miembros de Fuerza Voluntaria de Enfermeros (First Aid Nursing Yeomanry (FANY), sitio en inglés) de la Segunda Guerra Mundial, y estaba casada con un finlandés que se había ofrecido de voluntario a la RAF como instructor de pilotos y que fallece en un accidente aéreo. Tiempo después, Odette ayuda realizar tareas de entrenamiento y se ofrece voluntariamente como agente de la SOE.
Es así que se convierte en una de los más de 400 (sólo unas 30 mujeres) enviados a la Francia ocupada. Muchos no regresaron, incluyendo aproximadamente 20 mujeres .
Odette, una mujer notable, plena de vigor y amor por la vida, un día se lamenta ante Vicecomodoro Simon Dowling, Agregado Aéreo en la Argentina, el país donde ella vive, que era una picardía que no hubiera completado los saltos en paracaídas requeridos para obtener las alas. Había saltado sólo 4 veces, todas con la RAF (incluyendo un saldo nocturno desde un globo que los pelos de punta). El salto final fue el salto operativo el 12 de abril de 1944. Afortunadamente, las regulaciones permiten otorgar alas a personal que
“hubiera realizado saltos en paracaídas en operaciones contra el enemigo” y por ello el Jefe del Estado Mayor Aéreo, Brigadier General Sir Glenn Torpy, le escribe una carta a Odette para autorizarla oficialmente a usar sus alas. La ceremonia fue presidida por el Embajador Británico en la Argentina, Dr. John Hughes, con la participación de familiares y amigos de Odette, muchos de ellos también veteranos de la Segunda Guerra o familiares de veteranos. Tras las palabras del Embajador, el Vicecomodoro Simon Dowling le hizo un broche de plata con alas de paracaidista que puede lucir con orgullo todos los días.

1 comentario:

2A/202 dijo...

AJEMPLOS COMO ESTE SON SINPRESEDENTES, FELICIDADES POR ESTA PERSONO TOMAREMOS SU EJEMPLO.