viernes, 31 de julio de 2009

¡Pasen Cuenta!



INVITACION


Camaradas lectores:


Esta es una muy buena oportunidad para acercarse a la historia.


Se avisa con tiempo suficiente y esperamos ver a nuestros Paras en primera fila, aunque el evento es abierto al público.


Pentathletas lleven a sus familias.


Nuestro Intructor-Jefe Capitán José I. Salmerón Sámano, presentará la conferencia La Operación Mercurio, sobre la invasión a Creta, desde el cielo, por tropas alemanas, un tema que tanto nos apasiona.


El Primer Simposium Internacional de Historia Militar es organizado por el Cuerpo de Caballería, pero el Cuerpo de Paracaidismo invita.



"Quiero la inseguridad, la inquietud, la tormenta y la lucha,
que tu me los des Dios mío, definitivamente."

9 comentarios:

saltarinelmagnifico dijo...

El día de ayer fue espléndido. Sábado 1 de agosto. Después de la torrencial lluvía caída durante la madrugada de ese mismo día, la atmósfera se sentía húmeda, calurosa, vaporosa. Fui, comedidamente, al campo de instrucción, atendiendo de manera atenta a la invitación que nos hizo el PV/18. Me encontré con un meditabundo comandante Pedro, que observaba a través de la malla ciclónica a los invasores de terrenos -mal llamados 'paracaidistas'- que tuvieron a bien aposentarse en terrenos que pertenecen a la UAG, después de ejercer algunas violencias (a decir del prestigioso rotativo "OCHO COLUMNAS")en contra del personal de vigilancia del mismo centro educativo.
También estaba allí la fidelísima Carolina, único elemento de la 'generación del no-salto', lista para mantenerse en forma a través de otra sesión de entrenamiento.
Un poco más tarde arrivó al lugar nuestro estimado Javier Ortega Ponce. Y, como si fuésemos tres alegres compadres, decidimos poner en el 'arnés suspendido' a Javier para que repasara las aperturas de principal y reserva, debido a que Pedro nos informó que haremos un salto de exhibición el próximo sábado 7 de agosto.
Pero lo que quería comentarles era acerca de los 'paracaidistas de terrenos'. Hace algún tiempo, creo que era 1983, el finado capitán JOSÉ ANTONIO MUÑIZ PRIETO me llamó a casa. Todavía residíamos en el Detritus Fecalis de Chely Ebrard. Me dijo: "Oye Capi, me están solicitando una exhibición para Lagos de Moreno. ¿Puedes ir allá y concretar las condiciones del salto? La quieren para agosto". Eran mediados de julio. Fui a Lagos de Moreno -que no conocía- y me entrevisté con el presidente municipal. Lo curioso del asunto es que el municipio lo había ganado el PARTIDO DEMÓCRATA MEJICANO -sí, adivinaste querido lector, el del ridículo gallito rojo-, y cuando me presenté con el susodicho alcalde y escuchó mi apellido, me dijo: "Oiga, yo conocí a un jefe sinarquista que se apellidaba como usted". Y yo le dije: "Es mi padre".
Y, como se dice en el argot de los milicos, nos meneamos las colas y resultó que teníamos las mismas filias y fobias y en un santiamén acordamos el precio de la exhibición que nos requerían, un abrazo y de regreso a Chilangolandia.
Se llegó el tiempo de la dichosa exhibición de paracaidismo. Viajamos en dos vehículos: una Caribe donde iban el Capi Muñiz, un negro zarrapastroso que sólo recuerdo se llamaba LUPILLO y su bienamado hijo putativo Jorge Stancati (un argentino malamadre que -perdón pero, ¿qué argentino en Méjico no es malamadre?- después de un campeonato panamericano decidió quedarse en nuestro país y bajo el manto protector de José Antonio Muñiz)y el otro vehículo era un Ford LTD
'78, si mal no recuerdo y que me había prestado mi compadre Roberto Huerta, también paracaidista (por cierto, tenía perfecccionado un número maravilloso que consistía en saltar del avión y adoptar las posturas más inverosímiles en el aire, porque no podía mantener la posición de arco y cruz y terminaba desubicando el maneral del equipo principal hasta que, ya faltándole poco para impactarse contra el suelo, lograba activar su paracaídas)y en ese vehículo iba Luis Felipe López Cuenca, que había sido campeón nacional de precisión en el año del '82, mi hermano AQUILES, que fungía como mi escudero (en todas las estúpidas aventuras que pasamos, él no es ni será paracaidista, pero le gusta el rock & roll) y yo. Llegamos un viernes a eso de la media noche. Nos hospedaron en un hotel muy bonito. El sábado por la mañana fuimos a buscar un tramo de carretera donde pudiese aterrizar un CESSNA 206 SKYWAGON, pilotado por nuestro queridísimo Capi Jesús San Martín, de Celaya, Gto.

saltarinelmagnifico dijo...

Teníamos el apoyo de un par de patrullas de la Policía Federal de Caminos (hoy PFP). Encontramos una recta como de unos 800m. de largo; marcamos las cabaceres de los dos lados (con cal) por su orientación magnética y regresamos a Lagos para comunicarnos por teléfono a Celaya y darle las indicaciones pertinentes al piloto (hay que recordar que en ese entonces no existían los celulares).
En un abrir y cerrar de ojos apareció el avión. Hizo un feliz aterrizaje. Los 5 paracaidistas estábamos listos para abordar el avión (Muñiz, Stancati, Lupillo, Luis Felipe y yo, Saltarín el Magnífico); mas el tiempo empeoraba. Nubes de lluvia a una altura de unos 2000'. Vientos, ¡huracanados! Yo creo que estaban a unos 20-25mph. Pero éramos los mejores. Total, saltamos. Un verdadero desastre ese primer lanzamiento. El negroide llamado Lupillo salió y tuvo una falla total en su principal. ¡Reservazo! Can you imagine a round canopy under those winds?
Fue a caer el desgraciado subhumano como a cinco kilómetros de Lagos. Luego Luis Felipe (nuestro flamante campeón nacional de precisión realizó el siguiente show. Estábamos saltando para aterrizar sobre un estadio de beisbol en el centro de Lagos. Bajo una situación normal, éste hubiese sido un salto normal. But the fucking winds, man!
Luis Felipe no pudo entrar al estadio y realizó un giro 'versallesco' a favor del viento (como los que hace el comandante 'Peri') y fue a quedar colgado del árbol más alto de Lagos de Moreno, Jal.
El siguiente show fue realizado ni más ni menos que por 'Saltarín el Magnífico'. Así es, mis apasionados lectores, iba yo tratando de mantenerme dentro del área de la cancha del estadio (yo saltaba un Stratocloud 230), pero el viento me iba sacando irremisiblemente del área de seguridad. Pero no viré a favor, me mantuve en mi posición y de pronto observé que la barda del estadio ya estaba abajo de mí. Y que junto a la barda había unos postes que supuse eran de alta tensión, porque eran 3 los hilos conductores. A unos quince metros de altura empecé a meter frenos en el paracaídas y este empezó a irse hacia atrás un poquito más rápido. Finalmente hice un aterrizaje bellísimo sobre el techo de una camionetita Brasilia color beige. El techo se hundió hasta los respaldos de los asientos, y un azorado dueño del vehículo me preguntaba que quién iba a pagar los daños. Pero salvé el pellejo, por muy poco.
El Capi Muñiz Y Stancati cayeron donde debía de ser. Shit!

saltarinelmagnifico dijo...

Bueno, al día siguiente, domingo, y ya repuestos del susto del día anterior (no pudimos hacer otro salto ese día porque estuvo lloviendo y también tuvimos que invertir como 4 horas para rescatar al aprendiz de simio y destrabar su paracaídas del árbol).
Esa mañana de domingo le dije a mi hermano Aquiles: "Oye, ve a lo largo del camino -por donde se hace una especie de paseo campestre- y selecciona un lugar donde podamos aterrizar". Mi hermano ya tenía experiencia en esos trabajos de apoyo a los saltarines y llevaba unas marcas anaranjadas y rojas para que las pudiéramos ver desde el avión.
Nos encaramamos en el avión y saltamos. En esta ocasión ya no hubo sobresaltos. Todos los paracaídas funcionaron correctamente y los paracaidistas aterrizaron en la marca y sin contratiempos. Aquiles había puesto las marcas en un campo de alfalfa recién podado. Ya en el suelo, empezamos a doblar nuestros paracaídas porque queríamos realizar otro salto más.
De pronto, a nuestras espaldas escuchamos estas grandilocuentes palabras: "¡SE ME AGARRAN SUS TRAPITOS Y SE ME VAN A LA CHINGADA!, ¡AQUÍ YO NO VOY A AGUANTAR PARACAIDISTAS!"
Volteamos, verdaderamente sorprendidos ante vocabulario tan florido y vimos a una matrona -de unos 50 años de edad- escoltada por dos hombres de campo y con sendas escopetas en las manos. Quisimos darle alguna explicación a la hembra, pero ésta se mantuvo en sus 4 y nos ordenó nuevamente que abandonásemos su propiedad. Tomamos nuestros paracaídas hechos bolas y salimos de allí 'por media vuelta y al paso veloz'.
Si con esa celeridad hubiesen actuado los dueños de la 'Coronilla', no nos encontraríamos en estos aprietos.
Culmino esta historia diciéndoles lo siguiente: No hagan tratos con amigos ni con enemigos. Terminamos la exhibición y fui a cobrar los honorarios con el 'sinarquista' alcalde de Lagos. Me salió conque al municipio lo tenía castigado el gobernador de Jalisco (creo que era el pentathleta Flavio, ustedes deben de conocerlo) y que no había recursos. Terminó dándome la mitad de lo que habíamos acordado en efectivo y, el resto en quesos y cremas de vaca (por cierto riquísimos), y nos encaminamos de regreso a la maravillosa capital del país.
Si con esa celeridad hubiesen actuado los dueños de la 'Coronilla', no nos encontraríamos en estos aprietos.
Culmino esta historia diciéndoles lo siguiente: No hagan tratos con amigos ni con enemigos. Terminamos la exhibición y fui a cobrar los honorarios con el 'sinarquista' alcalde de Lagos. Me salió conque al municipio lo tenía castigado el gobernador de Jalisco (creo que era el pentathleta Flavio, ustedes deben de conocerlo)y que no había recursos. Terminó dándome la mitad de lo que habíamos acordado en efectivo y, el resto en quesos y cremas de vaca (por cierto riquísimos), y nos encaminamos de regreso a la maravillosa capital del país.
Si les gustó la historia, pues háganmelo saber. ¡Es mejor vivir de recuerdos que vivir de rodillas!
Saludos a toda la 'perrada'. Repórtense. No se desanimen.

Anónimo dijo...

Magnífico relato, no había reído con tantas ganas todo el fin de semana.
Desde luego queda para el libro.
Saludos!

PV/018

Recuerdos Penta dijo...

Capi Salmeron muy interesante la anecdota, espero que sigas publicando tus experiencias, ya que quienes no hemos tenido ese tipo de experiencias no sabemos que imprevistos se pueden encontrar por alla arriba y por lo menos yo pensaba que era algo "sencillito".
Cuando vuelvas a estar por las nubes por favor saludame a San Pedro.
Saludos
P. Holguin

saltarinelmagnifico dijo...

Mi querido Capi Olguín:
Por allí escuché que te nombrarían fotógrafo oficial del equipo de paracaidismo. ¿Será?
Espero que sí, porque tienes fama de ser hábil para la lente.
Un fuerte abrazo.

Recuerdos Penta dijo...

Asi es, en principio estoy puesto para acompañarlos en cuanto el Comandante Pedro me confirme el viaje.
Otro abrazote.
P. Holguin

Anónimo dijo...

Me encanta escuchar sus anecdotas y más por la forma en como lo cuenta, que lástima la falta de apoyo para los paracaidistas aficionados; despues de ver la exhibicion ma ha motivado aún más y ver como mis maestros son expertos en el aire, saludos!!.
PERRO 313

Anónimo dijo...

SALUDOS Y LAS ANECDOTAS ESTAN EXELENTES, GRACIAS CAPITAN SALMERON POR ILUSTRARNOS SUS EXPERIENCIAS DE ESTA MANERA. 203/ JESUS AMADOR.